Jinete de las Ondas

C.S.T.A.C. EpisAudio 46: Artículos de relojería, bombas y cosméticos

Por el Jinete de las Ondas

Va todo demasiado rápido. Debe ser la causa principal para que cualquier cosa que suceda carezca de un mínimo de coherencia. Posiblemente, la circunstancia menos sorpresiva sea la de contemplar a Kim Jong-un en plena orgía diplomática, prometiendo cerrar instalaciones nucleares, deteniendo sus pruebas armamentísticas y reuniéndose o anunciando próximas citas con los que hasta hace cuatro días eran sus enemigos más acérrimos. Joder, si incluso cambió la hora esta semana en su país para que coincidiese con la de Corea del Sur. Meses atrás era el tirano que amenazaba a la humanidad con botoneras listas y dispuestas para lanzar cohetes; hoy, se ha convertido en un bonachón parlanchín ajustador de relojes.

 

 

Cómo cambia la actualidad. Cómo cambian las cosas los señores que tienen poder y decisión para desvirtuar las realidades…

Son noticia: la disolución definitiva de ETA, la sentencia a “La Manada” y el amplio abanico de corruptelas del PP.

ETA, tras su cese de actividad armada comunicado en el 2.011, prepara para el primer fin de semana de mayo su despedida absoluta. Al mismo tiempo, se acusa de terrorismo a los implicados en una pelea multitudinaria en una tasca de Alsasua contra dos guardias civiles. Radicales y violentos, quizá de corte yihadista como revelan algunas fuentes consultadas por la acusación, que escucharon gritos de exaltación en los instantes previos a la trifulca, del tipo; ¡Hala, al bar!

Habrá quien vea bien que la justicia caiga con todo el peso de la ley a la mínima oportunidad, que se apliquen condenas ejemplarizantes para que episodios similares no se vuelvan a repetir, pero entonces llegan sentencias como la que conocimos esta semana para “La Manada” y… ¡vaya! No se habla de otra cosa estos días. No somos el hazmerreír del mundo entero porque anda por ahí un tirano dando abrazos y poniendo relojes en hora, y la gente va perdiendo ya su capacidad de asombro. Hagamos de una pelea un acto de terrorismo, pasemos a tratar una violación en grupo como si fuera un abuso sexual.

Subió el paro en España en casi 30.000 personas, cifra que no se daba en estas fechas desde hace cuatro años.

Conocimos el hurto de cremas de la señora Cifuentes en un Eroski, allá por el 2.011. La máxima exponente de la regeneración del PP en esa época se iba consolidando a base de robar cosméticos anti-edad. Ha quedado como una mala malísima, una especie de bruja moderna de la depravación; se aplicaba cremas rejuvenecedoras, falsificaba titulaciones y aseguraba asistir junto a jóvenes, que nunca la vieron, a la universidad. Hay quienes cuentan que también se bañaba en lágrimas de alumnos suspensos de la Rey Juan Carlos. El cuento finalmente ha terminado y ha tenido que renunciar de sus cargos políticos.

De quienes se apropian de cremas ajenas a los que aparecen en todas las pomadas:

Desde Villar Mir, el magnate del ladrillo, el faraón de las obras públicas y sexto hombre más rico de nuestro país, que también aparece en varios frentes estos días por la financiación irregular del PP, hasta los sobornos que conocimos por parte del gobierno de Azerbaiyán a observadores españoles que allí se desplazaron para dar el visto bueno sobre su democracia y la transparencia de sus elecciones. A cambio de su imparcial visión de las cosas recibían caviar, alfombras, joyas, alcohol, prostitutas, dinero en efectivo… Hay que joderse cuántas materias tocan unos simples observadores. El Consejo de Europa no ha tardado en acusar directamente a un senador del PP, pero éste ya se ha defendido ante la pregunta sobre los regalos y los excesos, escuetamente; “Ojalá yo pudiera hacer esas cosas”-ha sentenciado. Desconocemos si se refería al trato con prostitutas y que con su dinero nunca habría sido capaz de pagarlas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.