Jinete de las Ondas

C.S.T.A.C Episaudio 41: Aquellos Maravillosos Daños

Por el Jinete de las Ondas

Ha sido fallecer Stephen Hawking esta semana y coincidir en nuestro país una gran explosión social de manifestaciones y protestas. Un Bing Bang callejero como original homenaje al célebre científico británico, en el que han confluido pensionistas, inmigrantes, funcionarios y un sinfín de personas de la más diversa condición.

 

 

Sería absurdo referirse a un tipo de colectivo común, si acaso no es el clamor popular de “gente descontenta”. De existir algún señor senegalés, jubilado de la policía y en contra de la “Ley mordaza”, Dios se apiade de él, porque este fin de semana no habrá hecho otra cosa que gritar proclamas y desfilar con pancartas por su ciudad. La indignación ha sido de tal magnitud que algunas protestas tuvieron que programarse en dos actos para dar cabida a todos (singularidades del espacio-tiempo, que diría el bueno de Stephen Hawking).

 

De seguir así las cosas, con tanta reclamación por parte del pueblo no va a haber nadie al otro lado para escuchar las demandas, porque el país entero estará en la calle. A excepción de un gobierno estático, que defiende que va todo sobre ruedas y que no ve problemas de gravedad (algo que también expresaría Stephen Hawking).

 

Policías nacionales y guardias civiles se manifestaron para reclamar el mismo salario que el resto de policías autonómicas. Al igual que otros lo hacían, y también en varias ciudades, pidiendo derogar la “Ley mordaza”. Paralelamente, tras la muerte de un mantero senegalés en circunstancias aún no esclarecidas en el barrio madrileño de Lavapiés, tuvieron lugar enfrentamientos entre amigos de la víctima, vecinos y las fuerzas de seguridad.

 

La semana anterior fue de reivindicación femenina, y para la siguiente se esperan concentraciones de médicos, enfermeros y profesores, espoleados, como empleados públicos que son, por los mismos derechos que exigen los policías.

 

Pero el movimiento más espectacular está siendo el de los jubilados, con sus protestas ante la mierda de subida salarial que les ha planteado el Gobierno. No hay que ser un afamado físico del universo para ser consciente del agujero negro en el que han convertido la hucha de las pensiones. ¿No hay dinero? Es relativo. La relatividad tuvo que explicarla Einstein, para entender hacia dónde han desviado esos ahorros solo hace falta echar un vistazo atrás los últimos años; obras inútiles, rescate a bancos y corrupción a raudales. Ahí quedan reflejadas todas las matemáticas, con sus teorías y sus leyes. ¿Cómo van a dejar una paga digna a los abueletes después de una vida, solo que trabajando? Prefiero cambiar de tema porque me enciendo; como las fotos del rey…

 

Noticia de esta semana, el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo se ha pronunciado: la quema de fotos del rey es libertad de expresión y crítica legítima. Corrigen así a la justicia de nuestro país en su sentencia a dos jóvenes de Girona, condenados a 15 meses de prisión y 2.700 euros de multa por chamuscar retratos de la Corona. Gracias, Europa, por terciar a favor de quienes moramos en el Medievo. Vive Dios.

 

“Queremos la pensión del padre del Borbón” fue una de las frases más escuchadas en las manifestaciones de jubilados. Más quemados que puedan sentirse ellos…

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.