Jinete de las Ondas

C.S.T.A.C Episaudio 38: La Reforma Tejerina

Por el Jinete de las Ondas

Reformar, según la RAE: Modificar algo, por lo general con la intención de mejorarlo.

Pero tenemos una variante en su cuarta acepción: Enmendar, corregir la conducta de alguien, haciendo que abandone comportamientos o hábitos que se consideran censurables…

 

Nos quedaremos con la segunda definición, aprovechando tanto las palabras de la ministra Tejerina ante la perspectiva de una protesta feminista que reivindique la igualdad salarial entre personas de ambos sexos -al defender una fantasiosa “huelga a la japonesa”- como los últimos episodios represivos acontecidos en nuestro país, que llenarían de felicidad al más caudillo y que, irónicamente, tienen lugar en el aniversario del 23F. Tomando como base estos hechos y, al grito de “¡quieto todo el mundo!”, denominaremos esta época oscura que nos toca vivir como la de la Reforma Tejerina.

 

Motivos hay; raperos y tuiteros tengo –clama la justicia-.

 

El ying y el yang, luz y oscuridad, frío y calor… Dejémonos de mariconadas, aquí no hay espacio para la dualidad.

 

Que bandas como ETA o Grapo desapareciesen del panorama criminal; qué mejor momento para condenar por enaltecimiento de terrorismo a la mínima oportunidad. Que un país presuma de ser democrático y de haber dado carpetazo limpio a una dictadura anterior; qué mejor momento para impedir que se escaven fosas de represaliados o para juzgar a jóvenes por arremeter con sus chistes a las gloriosas figuras del franquismo que llegaron a lo más alto. “Dejen en paz a los muertos”. A Carrero ni lo toquen, al resto, lo mismo, dónde quiera que descansen.

 

Nadie negará todo lo que hemos avanzado. En la Edad Media, por ejemplo, si cazabas un venado propiedad del rey, acababas en la horca. Para poder cruzar un puente o defender tu honor, era habitual batirse en duelo. Violencia, siempre violencia. A día de hoy, desde cualquier teclado, uno puede injuriar a la Corona, que le preparen un juicio rápido y resolverlo con condenas de cárcel. Y todo ello con garantías, y sin que nadie te ponga la mano encima. La Reforma Tejerina ofrece progreso y seguridad.

 

La dualidad de nuestra nueva era queda marcadamente explícita con las noticias de la última semana:

 

Retiran la obra ‘ Presos políticos en la España contemporánea’ de la feria ARCO. No faltaron quienes criticaron esa medida y, seamos justos, no debe entenderse como una postura que atenta contra la libertad de expresión y tampoco es un ataque contra el arte. Sirva el intento de captura del humorista Joaquín Reyes, confundido con el prófugo Puigdemont, para comprender esa dualidad de la que hablamos; cuando la represión es de vanguardia, con sus representaciones artísticas, físicas e incluso abstractas.

 

Nos dejó Forges, el genial humorista de un país ya de por sí caricaturizado. En paralelo, Marta Sánchez nos legó un himno con una letra cuestionable para que el ánimo del ingenio no decaiga. Bendita dualidad.

 

Se manifestaron los jubilados en toda España, quejándose de la subida de mierda en sus pensiones, un 0’25 por ciento. Mientras, la CEOE propone contratos de formación para parados mayores de 45 años. Quién sabe, las próximas concentraciones de este tipo ya no las protagonizarán pensionistas, sino becarios recién retirados. Si esto no es progreso, que baje Carrero y lo vea.

 

Las encuestas anuncian una subida de Ciudadanos en detrimento del PP. Cambio, regeneración política ¿O Macro-fiesta para todos?

 

La dualidad y la Reforma Tejerina avanzan fuera de nuestras fronteras…

 

La última medida que Trump propone para acabar de una vez por todas con los tiroteos en los colegios yanquis es dotar de armamento al 20 por ciento de los profesores.

 

Nada pasa a ser descabellado, cuando suenan los últimos ecos del asunto Oxfam, la organización no gubernamental, ONG, que abusó de las orgías, ORG, para escandalizar al mundo, OMG (Oh my god). El auxilio humanitario entendido por algunos como la combinación de excesos de drogas, alcohol y prostitutas.

 

Así que andan las cosas, en plena reforma. Toma dualidad.​

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.