Jinete de las Ondas

Cuando suena a tontada la actualidad combinada: EpisAudio 31

Por el Jinete de las Ondas
Cuando suena a tontada la actualidad combinada…una columna escrita y sonora del Jinete de las Ondas.

 

Y cuando piensas que la gente no puede estar más gilipollas, llega la presentación de las indumentarias oficiales para el Mundial de Rusia de fútbol y se arma un auténtico revuelo. La pretendida e injuriosa camiseta republicana de España, según los sectores ultracasposos de nuestro país y famosa ya en el mundo entero. Confeccionada por Adidas, que al igual que ha hecho con otras selecciones, se ha basado en diseños antiguos a modo de conmemoración para la cita futbolística.

 

 

 

Que si es un azul tirando a morado sospechoso, que de lejos engaña a la vista… Lo que no ha tenido presente Adidas es que ese toque vintage combina muy mal con la moda actual, la del pensamiento sumamente retro. Tras una serie de trascendentales debates, que no solo han ocupado los espacios deportivos, han determinado que no se esconde ninguna oscura práctica política detrás de la polémica prenda. Me quedo con el análisis simple que alguien hizo en televisión; “Claro que no se han buscado los colores de la república ahí, pero a mí me preocupa; ¿quién trata de vender que algo que hace alusión a la república es malo?”. Cuánta razón. Por favor, Adidas, queremos aguiluchos gigantes para las camisetas nuevas, en donde tú bordaste como un rojo ayer… No sea que se exalte más la fuerza dominante del pueblo. En el resto de países la equipación no fue motivo de discordia, y eso que en la que presentó Alemania, que se supone conmemora la que llevó en el Mundial del 90, yo creo ver unas patas de esvástica en un fondo que denominan “degradado de grises” –expresión que tampoco sentará bien a los más franquistas-.

 

Pero sucedieron más cosas.

 

De las camisetas a las Bermudas, donde tiene su sede el despacho de abogados Appleby. Por manos de esta sociedad han pasado más de la mitad de los documentos revelados en los “papeles del Paraíso”, que dan continuidad a los ya olvidados “Panamá Papers”. Otro acontecimiento mundial del que se hablará en los próximos días, de quienes defienden los colores del blanqueo de capitales y juegan con la evasión de impuestos. Y si buscamos los tintes republicanos, nadie podrá encontrarlos en las compañías offshore, cuyas intenciones siempre perseguirán los mismos fines que las monarquías; que desconozcamos sus actividades reales, para aprovecharse de las ventajas de un país y mantenerlo todo en absoluto secreto.

 

Ignacio González salió de la cárcel tras hacerse efectiva su fianza de 400.000 euros. Unos meses atrás, se dijo que su familia estaba a punto de quedarse sin luz y agua por el embargo de sus cuentas. Con estas dos putas frases se podría comenzar un genial libro de autoayuda.

 

Noticia triste. Murió Chiquito de la Calzada, el creador de un humor único y un idioma propio (o al revés).

 

Política Internacional. Trump sigue desmantelando cosillas que impulsó Obama; esta semana poniendo más restricciones a los turistas yanquis que quieran visitar Cuba. No hay mayor bloqueo que el mental.

 

En el Reino Unido se hicieron públicos nuevos casos de abusos sexuales entre miembros de un Parlamento que se desmadra. Al menos 36 diputados conservadores detrás de estos sucesos. ¡Qué no harán los liberales!

 

Además, desde el pasado miércoles, Twitter aumentó su límite a 280 caracteres. Un universo ampliado donde ya podrán tener cabida citas tan célebres como la reflejada el otro día en los juicios de la Trama Gürtel. “El Bigotes”, en plena declaración por videoconferencia. Se puede decir más alto, más claro, o como él, exactamente en 173 caracteres:

 

“Le rogaría por favor que si han acabado conmigo me dejaran salir porque estaba en un curso de cocina, estábamos pochando y me he perdido el trabajo y luego me hacen exámenes”.

 

Pues así va todo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.