Jinete de las Ondas

Cuando suena a tontada la actualidad combinada: EpisAudio 30

Por el Jinete de las Ondas
Cuando suena a tontada la actualidad combinada…una columna escrita y sonora del Jinete de las Ondas.

 

 

El foco judicial continúa orientado hacia los mismos asuntos, ¿dónde si no?; en la Pamplona gastronómica y en los sucesos de supermercado. Tras las exitosas “Pánico: el kebab raticida” y “El súper. La historia de un gerente rebelde”, nos llega esta compleja secuela:

 

 

Navarra, un Lidl cualquiera. Un empleado sospecha de alguien vestido con una amplia gabardina y que trata de pasar por caja declarando que sale sin compra. El trabajador intenta retenerle a la vez que avisa al encargado del establecimiento, pero el abrigado cliente emprende la huída. Empleado le persigue hasta el exterior. Se produce un forcejeo. Empujón, y el sospechoso consigue liberarse y salir corriendo. A los pocos segundos, éste comprueba que ha perdido su teléfono y vuelve al lugar de la refriega. Recoge su móvil, mientras el trabajador, que todavía permanece allí, le increpa; ¡Devuelve lo que te has llevado! A lo que el ladrón contesta abriéndose la chaqueta y dejando caer 4 cajas de langostinos… Juicio posterior: Condenado a dos años y medio de cárcel por robo con violencia y lesiones. La sentencia señala que “los efectos sustraídos no pudieron ponerse a la venta”. Un botín frustrado valorado en 29,96 euros. Un parte de lesiones muy extenso derivado de aquel empujón y una indemnización para la víctima de más de 4.000 euros. Apuntan también que el condenado ya tenía antecedentes por hechos similares; quizá hurto de percebes con chubasquero… Cuando te sientas triste, piensa en “El robo del gambón con gabán” y cualquier adversidad parecerá una pijada.

 

Salamanca, una carretera cualquiera. La ex vicepresidenta de la Junta de Castilla y León y procuradora del PP en las Cortes, Rosa Valdeón, vuelve a dar positivo en un test de alcoholemia tras un accidente, al triplicar la tasa permitida. Igualito que otro episodio que tuvo en 2.016. En aquella ocasión dimitió de sus cargos en el Ejecutivo autonómico. Este miércoles, lo hizo como parlamentaria del PP y remitiéndose a “motivos personales”. Quizá sean problemas de insomnio, que le inducen a beber tempranillo. O se siente acosada por la Guardia Civil, que disfruta sometiéndola a controles porque tienen muy mala uva. Tener poder es gozar de caché y de un buen nombre, casi como si de una denominación de origen se tratase; ¿Valdeón? Pegaría más “Valdejalón” si hablamos de empinar tanto el codo.

 

Siguiendo de tribunales, en Estados Unidos fueron noticia los abusos de Harvey Weinstein y otros productores y ejecutivos de cine, con una lista de acosos y abusos en su haber que cada día se va ampliando. Como sucediera con Bill Cosby, de repente alguien tira de la manta –nunca mejor dicho- y aquellos que permanecían callados rompen por fin su silencio y las denuncias se disparan. Porque Hollywood está lleno de salidos. Como el defenestrado Parlament de Cataluña, de donde unos han salido dirección a Bélgica y otros hacia las cárceles madrileñas. Todo muy loco.

 

Esta semana ha sido llamado a declarar el director de la revista El Jueves, por un chiste que relacionaba a los antidisturbios desplegados en Barcelona con la falta de cocaína en toda la ciudad. Además, el ex comisario de policía, José Villarejo, fue detenido por una serie de tramas y operaciones que le imputan propias de un 007 al servicio del mal.

 

Fuera de los juzgados, la CIA hizo públicos los archivos que se apropiaron de Bin Laden cuando terminaron con él. Películas de animación y pornografía, según ha trascendido. Es curiosa la actitud de los yanquis con los documentos que vienen ofreciendo cada semana, por entregas. Entrega que también ha solicitado España a la policía belga, la de Puigdemont. Estaremos atentos, que la cosa puede dar un giro inesperado y que se haya fugado a tierras rusas. Porque Rusia está detrás de todos los movimientos que desestabilizan a Occidente -me dijo el otro un misterioso personaje con gabardina, que aguardaba su turno en la caja del Lidl.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.